martes, 30 de enero de 2007

You've got a friend.

Me encanta esa canción de Carole King. "Close your eyes, and think of me...", jajajajaja es muy linda. A propósito de ella escribo hoy acerca de una gran amiga. No soy su mejor amiga, por ella la tiene desde el kinder, y tampoco es la mía, porque yo la tengo desde hace unos años, pero el hecho es que es una gran amiga, a quien entiendo y me entiende como muy pocas personas. Hemos pasado por muchas cosas juntas, inconscientemente acompañadas desde que nos conocemos, que no fue cuando nos hicimos amigas.

Yo la conozco desde que era una niña, con la cara regordeta y la voz más aguda. Ella me conoce desde que era una niña queriendo ser adolescente, con pelo corto como niño y la inseguridad a flor de piel.

Terminamos la preparatoria en el mismo plantel, en distintos grupos, y tal parecía que andando distintas direcciones del camino. Pero nuestros caminos se encontraron el primer día del propedéutico en la universidad. "¿Qué pasa? ¿Estudias aquí?" "Sí...", y de ahí arrancamos, unos meses después, con un café en Starbuck's donde nos contamos nuestras respectivas temporadas, frustraciones amorosas -es curioso cómo, entre amigas, el sello de confianza se da justamente cuando una le cuenta a la otra sobre quien le gusta. De ahí, seguro ya son amigas-.

Y de ahí pa' delante... Y de ahí a ahora, seguimos siendo amigas. Poca gente es capaz de entenderme. Ella me ve a los ojos y sabe cómo me siento, por qué estoy así, y creo que es recíproco.

La quiero mucho, espero que no lo olvide y no creo se sepa a ciencia cierta cuánto aprecio que esté en mi vida, y la diferencia que hace en ella.

2 comentarios: