jueves, 22 de noviembre de 2007

El fin de los diálogos (diálogo 19)

Escribí 18. Algunos -la mayoría de ellos- sacados de la realidad. Otros -pocos- de mis propias fantasías. Éste, con el que quiero cerrar, es uno que me inventé. Dudé todo el tiempo en escribirlo, pero ahí va la transcripción tal cual:

- Acuéstate conmigo.
- ¿Por qué?
- Porque puede ser la culminación de lo que se ha gestado, o bien el principio de lo que no ha sucedido. Así que acuéstate conmigo.
- Pero puedo aocstarme contigo en sentido literal, o acostarme contigo en sentido figurado, ¿cuál prefieres?
- Los prefiero ambos.
- ¿Ambos acostones?
- Ambos sentidos, pero supongo que es lo mismo.
- Si me acuesto contigo en sentido literal compartiremos el sueño. Tú escucharás que ronco y hablo mientras duermo. Te darás cuenta que tiemblo y te daré tanta ternura que te quedarás abrazado a mí. Y tal vez estemos tan juntos que soñaremos tranquilos. Así hasta que los rayos del sol nos despierten y cada uno se vaya por su lado. Si me acuesto contigo en sentido figurado tal vez nos acostemos, pero haremos el amor. De diferentes formas hasta que te desahogues. Seguro te gustará, pero no sabemos si a mí sí... Si esperamos un poco más y me preguntas después y te contesto con certeza que quiero acostarme sentido en todos los sentidos, no importará que de inicio no me guste. Porque me gustará por el compromiso y los sentimientos...

(Voltea la mirada hacia el horizonte, avergonzado de la petición inicial).

- Lo entiendo.

(Ella se queda callada, hasta que de pronto escucha)

- Ven, quiero acostarme contigo.

Y los dos se quedan dormidos, él la envuelve en sus brazos para que ella no tiemble.

1 comentarios: