viernes, 25 de enero de 2008

Cuatro horas y media para emprender el viaje.

Cuando empiezo a escribir esto son las 2:32pm y el viaje a Tabasco empezará a las 7pm. Para ser honesta me siento preocupada: primero porque no sé a qué me enfrento. Segundo porque llevo una maleta, una blosa grande y, por último, una mochila. Tengo sueño pero no quiero dormirme porque quiero caer rendida en el camión.

13 horas de viaje. 13 horas. Me pregunto dónde estaremos mañana que me despierte. O si de plano no podré dormirme en el camión.

Al final, a pesar de los nervios que me embargan. Creo que esto marca el inicio de un cambio. El inicio de un viaje que continuará en un año, pero que últimamente ocupa mi cabeza, me emociona, me hace levantarme de buenas. Estoy ilusionada con el futuro y consciente de que necesito trabajar muy duro para conseguir mi meta: vivir en otro país. Estudiar lo que siempre he querido estudiar. Vivir lo que debo vivir. Creo que hoy se define, se marca la pauta de una nueva vida.

Cuando regrese relataré mi experiencia. Buena o mala, relataré día por día, como una bitácora.

Saludos

2 comentarios: