lunes, 7 de enero de 2008

Sentimentalismos

Quien que conozca sabrá que en realidad soy la reina de la cursilería. Me encantan las canciones de amor, amo la película de The Mirror has Two Faces, mi libro favorito es El amor en los tiempos del cólera y me encantan los detalles. No por eso soy cursi, pero sí soy. Mucho. En fin, a raíz de unos acontecimientos de alguien muy cercano a mí y muy querido pensé en lo siguiente:

¿A cuántos les sucede la maravilla de encontrarse con alguien, enamorarse prácticamente de inmediato, vivir un tórrido romance y después regresar a la vida?

En Los puentes de Madison sucede: el protagonista es un fotógrafo de National Geographic que llega a un pueblo gringo a tomar fotos de los puentes de Madison. Entonces, por una casualidad, conoce a Francesca, una italiana que vivía en una granja y cuyos hijos y marido se habían ido a un concurso de ganado. Viven un romance torrencial por cuatro días. Y no vuelven a verse, pero se amaron tanto que él le dedica un libro y gracias al recuerdo de su amor, ella puede seguir su vida monótona al lado del marido y los hijos.

Es una historia bellísima. El adulterio en su más bella y cruel expresión. Sin embargo uno tiene el criterio lo suficientemente amplio como para entender que no es posible.

¿No es posible? Ése es el cuestionamiento de hoy. ¿Podrá pasar que dos personas se conozcan y de inmediato se enamoren, tengan una relación fugaz y la recuerden por el resto de sus días?

Hasta hace poco pensaba que no. Pero hoy digo que sí. Hoy creo que esas personas viven un enamoramiento fugaz pero que tal vez no resultaría de otro modo. No sé cuánto duela, pero el punto es que nunca llegan a desilusionarse porque no se conocen lo suficiente como para saber si hubieran sido compatibles o no, simplemente lo fueron aquellos breves momentos que no se repetirán jamás.

En fin, amo esta canción así que aquí se las dejo -cuando la estaba buscando en Youtube encontré imágenes de Los puentes de Madison mezcladas con la canción, que es el tema de la película The mirror has two faces. Se titula I finally found someone:



Sí,
sí es muy cursi...

1 comentarios: