domingo, 13 de enero de 2008

Pelototas

Continúo con las historias del metro: ayer mi amiga y yo salimos del taller del cuento y nos dirigimos al metro. Cuando estábamos bajando las escaleras del metro nos encontramos con un tipo que las estaba subiendo. Naco, naco. Entonces se volteó, examinó a mi amiga de pies a cabeza, y su mirada se quedó postrada en el pecho de ella. Entonces quedaron hombro con hombro y él siguió mirándole el pecho hasta que le dijo: "Ay PELOTOTAS"...

Hizo cara de lujuria y siguió su camino.

La verdad yo me reí, pero qué hijo de puta el que le dijo eso... Las experiencias en el metro se acumulan cada día...

2 comentarios: