miércoles, 12 de marzo de 2008

Hormonal

Mm, mmm, mmm (me limpio la garganta para empezar, como si en vez de escribir estuviera hablando ante una audiencia).

Sí, voy a hablar sobre las hormonas. No sobre el sexo y las hormonas, sino sobre las emociones alteradas por las hormonas.

Quizá sea algo que no le sucede a los hombres -no lo sé de cierto-, sin embargo las mujeres sí somos víctimas de nuestras hormonas. Nos ponemos mal: tristes un momento y eufóricas al siguiente. Lloramos cuando deberíamos reír y viceversa, y nos ponemos hiper sensibles.

Yo así estoy ahorita: irritable, vulnerable, caliente (en sus varios significados), cambiante, volátil, voluble, feliz, deprimida, alegre, risueña, llorona...

Todo en un día. Parezco una bomba molotov que a la menor provocación estallará. Siento que necesito un abrazo muy fuerte, de alguien que me transmita la confianza para echarme a llorar en ese instante.

Necesito llorar hasta cansarme. Agradecería que alguien sea testigo de mis lágrimas irracionales. Pero supongo que es mucho pedir y que esas épocas donde ese alguien me protegía ya pasaron.

Otra vez las méndigas hormonas.

3 comentarios: