viernes, 1 de agosto de 2008

Mientras escuchaba El Triste

Una de mis canciones favoritas en el mundo es El triste, de Roberto Cantoral e interpretada por José José.

Hace poco vi la versión que interpretó en el Festival OTI en 1970. Estaba en un Sanborn's esperando a mi mamá y surgió ante mis ojos. Se me llenaron los ojos de lágrimas ante su interpretación.

Entonces bajé el video de youtube y exporté el audio en mp3. Un día, camino a una cita, la estaba escuchando y pensé en qué escribiría un "triste". No fue muy difícil ponerme en sus zapatos y esto fue lo que salió:

"Te deseo en el resto de mis días aunque en el entendimiento me queda clara tu ausencia.

Esta ya larga separación no impide que mis sentimientos permanezcan incorruptos difíciles de transformar y/o apaciguar.

He buscado reinventarte y conformarme con la vida que transcurre en mi mente, ésa donde los dos estamos junt y nuestros mundos se unen al compás de una melodía de Korsakov: escandalosa a veces, pero en todo momento armónica.

Es como si mi rostro conservara el dejo de amargura mientras que las estaciones cambian, van y regresan, y la gente y el mundo transcurren en eterno movimiento. Yo también me muevo, pero en lugar de ir hacia adelante regreso, en un devenir constante, a tu recuerdo.

Ya no lloro. Hace mucho que se me agotaron las lágrimas destinadas a nuestra causa perdida. Ya no lloro porque mi angusta y tu lejanía bombardean mi alma con un dolor tan profundo que no hay llanto que lo exprese o que lo amague aunque sea un poco.

En este caso, el tiempo no ha resultado ser el antídoto perfecto. O acaso las heridas son tan hondas como las fosas donde yacen los desconocidos, donde me hundiré yo dentro de poco.

Como no puedo curarne, voy a resguardarme en mis propias heridas. Me esconderé de mí mismo para evitar buscarte.

Porque, al final de cuentas, nos tuvimos que decir adiós cuando nos queríamos profundamente. Mis ojos ya sólo ven a través del velo gris de la soledad.

Antes bien, aún conservo el recuerdo de tus ojos sonrientes, de tus manos, mi hogar y mi delirio, y la añoranza de volver a sentirte es lo único que me mantiene vivo".

1 comentarios: