viernes, 12 de noviembre de 2010

Laura Avellaneda

Amó. Fue amada. Le regresó las ganas de vivir a Martín Santomé. Martín lo dice. Lo dice entre líneas. Lo dice claramente. En su diario están páginas cargadas de monotonía, y luego de alegría profunda. Amó a Laura. Fue amado por Laura. Incluso Laura le recuerda en el lecho de muerte: "Usted Martín Santomé no sabe cómo querría yo tener ahora todo el tiempo del mundo para quererle pero no voy a llamarlo junto a mí ya que aún en el caso de que no estuviera todavía muriéndome entonces moriría sólo de aproximarme a su tristeza". Es de memoria que escribo esta "Última noción de Laura"... Quizá sufrió doblemente. No sé, tal vez murió triste. Tal vez preocupada. ¿Qué pasaría con Martín si ella no estaba? ¿Con su futuro?

Pensar en ellos me hizo derramar unas lágrimas hoy.

Descanse en paz Laura Avellaneda. Descanse en paz Benedetti.

0 comentarios: