martes, 15 de julio de 2008

El subconsciente traiciona

Es vergonzoso cuando estas situaciones suceden. De pronto estás hablando con una persona y por un instante esa persona se convierte en otra ante tus ojos. Se transforma por un segundo y TRASSSS, de la garganta sale un nombre que no era. El de la otra persona. En vez de decirle Arturo le dices José, o en vez de decirle Mariana le dices Ana. Sin embargo, mientras estás articulando el nombre regresa a ti la imagen correcta: la de Arturo o Mariana... a veces todavía no la has cagado y alcanzas a contener al subconsciente, pero otras... otras veces ya te jodiste...

La verdad es que yo me he jodido muchas veces. A lo mejor lo que sucede es que no pienso antes de hablar y de pronto ya dije el nombre prohibido. Me ha pasado con la familia, con amigos, con algún galán... a lo mejor también es porque no puedo pensar en dos cosas al mismo tiempo y de pronto lo que sucede es que se detona algún recuerdo, y como recordar es volver a vivir...

Chale.

2 comentarios: