miércoles, 11 de noviembre de 2009

Tolerancia al SME


Hace muchísimo que no escribo sobre política. Desde hace algunos años, la política dejó de importarme. Me decepcioné de ella y no quise saber más. Hay quienes me han llamado irresponsable, y no lo niego, me volví irresponsable con este país que quería tanto.

Quizá por eso les parezca que mi opinión vale menos, pero la verdad no me importa. Ja.

En la elección a la presidencia voté por Felipe Calderón. Aún cuando hoy me parece un presidente débil, no me arrepiento de esa decisión. No encontré otro candidato mejor… ése es el problema. Calderón llegó al poder para que no llegara AMLO, y no porque realmente hubiera encantado a la mayoría de los votantes.

Sin embargo, han pasado tres años y Calderón no ha ganado simpatizantes, sino todo lo contrario: de pronto el PAN parece perfilarse como un PRI BIS, pero sin tanto colmillo.

Por mi parte, estoy a favor de la alternancia. No confío en los partidos que buscan perpetuarse en el poder como instituciones dictatoriales. Pero, la verdad, tampoco confío en la “izquierda” que de izquierda no tiene más que el nombre y que, como el Gran Hermano de Orwell, parece que bajo la bandera de proteger a los que tienen menos, busca en realidad la ignorancia para poderlos manipular como mejor les venga en gana. Ante este panorama desesperanzador, preferí excluirme de la vida política del país donde nací.

No es justificación. No creo que existan pretextos para deslindarse de la responsabilidad ciudadana. Quizá esta entrada marque mi re-entrada a ejercer mi ciudadanía. Espero que sí.

¿Hace cuánto pasó lo de Luz y Fuerza del Centro? No me acuerdo, la cuestión es que, como ya todos ustedes, lectores mexicanos y lectores cultos, deben saber, el gobierno federal disolvió esta institución llena de corrupción y controlada por el Sindicato Mexicano de Electricistas (días antes había salido una noticia de que habían hecho una cancha estúpidamente cara), que consumía recursos a lo pendejo y no había retorno de inversión.

LyFC era una institución que daba sueldos altísimos, liquidaciones tempranas, plazas hereditarias, entre otras cosas. Fue un acierto acabar con LyFC. Finalmente, Calderón estaba haciendo algo por este país Iba a haber un costo político, por supuesto: el excandidato que se publicitó como “Presidente del Empleo” estaba ahora liquidando una compañía gigantesca y dejando sin trabajo a miles de trabajadores en plena crisis.

Sin embargo, también se anotó una palomota puesto que el común denominador de la gente pensaba que era momento de acabar con el monstruo. Y luego Gómez-Mont declaró que no iban a dejar desamparados a los desempleados y habló de las condiciones de liquidación (hasta tres años de sueldo y un bono si pasaban por la liquidación antes del 14 de noviembre, así como de ayudas para quienes de plano no puedan integrarse a laborar en la Compañía Federal de Electricidad.

Ha sido un desmadre. Por supuesto, ya salió AMLO a decir que apoya al Sindicato y otros Sindicatos con mucho poder también los apoyan. De inmediato sonaron los nombres del sindicato de la UNAM, de los maestros, y de instituciones como el IMSS que también consumen muchos recursos y deberían ser removidas y/o reestructuradas.

Representantes del SME han dialogado con el Secretario de Gobernación, han reclamado, pataleado, alegado inconstitucionalidad, pero la realidad es que a los gobernantes los elige la mayoría y la mayoría de la gente está contenta con esta decisión. Por un momento este país tan desafortunado e ignorante concuerda con que fue una medida correcta y el ejecutivo ha sido lo suficientemente generoso con los trabajadores.

DEMASIADO. Espero que la gente a la que recontraten en la CFE sea honesta y no esta bola de corruptos que hoy se manifiesta.

Una vez más, las minorías ayudadas de la tiranía que tenemos por gobierno del Distrito Federal (éstos ya empiezan a convertirse en Dictadores Institucionales, puesto que el PRD ha estado en el poder desde que se acabó la figura de Regente y se llevaron a cabo las primeras elecciones, y además tienen mayoría en las cámaras de la Entidad), toman nuestra ciudad. Cada año, la mayoría de nosotros, porque somos mayoría los afectados, tenemos que soportar el sitio de algún sindicato, del grupo de los 400, de AMLO afirmándose presidente, de quien sea. No les importa desquiciar el tráfico ya de por sí numeroso por la cantidad de gente que habita esta ciudad. No. Parece que lo hacen a propósito. Parece que quieren desatar nuestra furia contra el gobierno y no contra ellos, que son acarreados de quienes toman la decisión.

No me malinterpretes, lector, yo soy una apasionada de la libertad de expresión. Hablar de lo que sea como se quiera. De eso soy apasionada. De escuchar lo que el otro tiene que decir. Pero hay niveles y hay maneras. ¿Por qué bloquear el tránsito? Pueden transitar por las banquetas. ¿Por qué no me voy un día mentando madres al Presidente, en medio de la calle desde La carretera México-Querétaro hasta la salida a Cuernavaca, porque me siento inconforme con mi peso? ¿Por qué no le digo a mis amigas, y ellas a sus amigas inconformes, que vayamos mentándole la madre a Televisa porque transmite anuncios de Sabritas, y las Sabritas nos han hecho engordar? Digo, ya que uno puede manifestarse por lo que sea y bloquear calles por lo que sea, yo quiero que me bloqueen circuito para quejarme de la publicidad… Les aseguro que encontraría muchas más de tres mil mujeres inconformes con su peso y dispuestas a deslindarse de la responsabilidad. Parece una comparación absurda. Pero puedo hacerla. Porque nadie me haría caso. Si llegara con las autoridades a decir que quiero manifestar mi inconformidad me contestarían: “Grite y baje de peso”, no me pondrían patrullas para vigilar mi llegada segura a Televisa. Es más, seguro no llegaríamos, quizá nos arrestarían por obstruir las vías de tránsito.

Hace un rato salí al banco y me encontré a una caravana del SME en donde circuito se bifurca y se convierte en Tacubaya o Revolución. Me dio risa/coraje ver que no más de 200 personas bloqueaban la circulación, y patrullas los escoltaban. Cantaban cosas como “Calderón te vamos a agarrar de los huevos, de los huevos te vamos a agarrar” (BIS). Mentaban madres contra el gobierno y con un megáfono instaban a la ciudadanía a apagar la luz de 19:30 a 21:30 horas. Mientras caminaba escuché muchos comentarios. La gente, dentro de los establecimientos, los veía pasar. Algunos indignados, otros más serenos. Recuerdo el comentario de un señor que dijo: “Nomás acuérdate de cuando tú no tenías trabajo cómo estabas desesperado. Ellos también están”.

Yo no me meto con su desesperación. La entiendo. En una época de mi vida mi mamá se quedó sin trabajo por años. Esa desesperación no se la deseo a nadie. Pero a mi mamá no le ofrecieron tres años de sueldo ni un bono, ni le dijeron que la tomarían en cuenta para entrar a trabajar a otro lugar si no armaba desmadres y acudía pronto por su liquidación.

¿Que sólo hay plazas para un porcentaje de la población? Eso se llama competencia laboral. Si quieres aplicar para un puesto, ve a la entrevista y compite por él. Si para contratar dicen que van a dar preferencia a quienes lleguen antes de las 9am, ¿por qué llegas a las 9:10? ¿Por qué no llegas? ¿No quieres trabajar? Y si llegaste tarde o no llegaste, ¿entonces por qué vas a armar desmadre a la oficina del director general? Tú te cerraste la puerta, no él. Él ya te dio la opción del súper combo LIQUIDACIÓN POR ENCIMA DE LA LEY+BONO+POSIBILIDAD DE TRABAJO, y tú cerraste la puerta a la comodidad. ¿Por qué no, todos los desempleados, aplican el mismo principio y exigen ayudas importantes, no como el seguro de desempleo que es una burla?

Si tengo la opción de cerrar la boca y dejar de comer, y no lo hago, entonces con qué pantalones voy a decir que quiero bajar de peso. ¿Quién me va a creer si me ven comiendo papas adobadas y tomando Coca Cola cada vez que puedo? ¿Quién va a creerme cuando me manifieste? ¿Por qué tendrían que tolerarme cuando ya me ofrecieron una dieta, y hasta dinero por bajar de peso y yo sigo renuente?

Tolerancia


Hoy un tuitero a quien respeto mucho y con quien comparto la pasión por las letras escribió, ante los reproches agresivos que leyó en twitter, que necesitamos ser tolerantes. De inmediato, la palabra tolerante me saltó. Me da coraje que esté tan desgastada.

Me parece que nos escondemos detrás del concepto de tolerancia. Que nos da miedo opinar y entonces decimos que somos tolerantes hacia acciones que no están bien. Que pueden juzgarse. No. Yo no tolero que se apropien de esta ciudad. No estoy de acuerdo. Puedo juzgarlo y digo que está mal que lo hagan. Porque está mal. Está mal que alguien tenga que pasar tres horas en el tráfico, porque no fue su elección. No viene a trabajar de Toluca, sino que vive a cuarenta minutos del trabajo. No fue su elección y hay alternativas para hacerse escuchar. No lo tolero porque me jode y jode a los demás. Tolerar es respetar las ideas ajenas, aunque no concordemos con ellas, y necesariamente tiene que pasar en dos vías. Si la clave, el respeto, falta, entonces no podemos hablar de tolerancia. Esta gente que se manifiesta hoy no respeta. Y con respeto me refiero al punto básico: que nos dejen transitar. Que respeten nuestro tiempo, que busquen vías de protesta alternas. Ellos no nos toleran. Quieren convertirnos. Quieren que pensemos que lo que hacen está bien. Que el gobierno estuvo mal. El gobierno está mal en otras cosas, que tampoco debemos tolerar, pero esta vez tomó la decisión correcta.

Así que no. No puedo tolerar eso. Si lo tolerara seguiría siendo irresponsable con mi país y con mi gente. Alzo la voz y les recomiendo que no toleren este tipo de acciones. Quéjense y propongan. Son las únicas dos maneras de encontrar soluciones.

Lo que decía el papelito...

Cuando me topé con la caravana manifestante me ofrecieron un papelito. Primero dije que no lo quería, pero luego recapacité y lo acepté. Se los transcribo para que ustedes decidan:


TODOS AL PARO CÍVICO NACIONAL EL 11 DE NOVIEMBRE DE 2009

AL PUEBLO DE MÉXICO

Ciudadanos:

No podemos quedarnos con los brazos cruzados cuando estamos a punto de ser de nueva cuenta sacrificados. Tenemos que hacer algo. La situación es verdaderamente insoportable. El gobierno con el aval del poder legislativo nos está imponiendo un desventajoso paquete fiscal que vaciará nuestros bolsillos. El aumento de impuestos (16% de IVA, 30% de Impuesto sobre la renta, 3% a las telecomunicaciones) disminuirá nuestros ingresos. La otra parte que complementa el paquete económico del gobierno (ley de egresos) tenderá a recortar el gasto público, los bienes y servicios como el agua, el transporte público, la electricidad y las gasolinas aumentarán de precio, en tanto que los servicios de seguridad social, salud y educación seguirán en detrimento y los salarios irán en picada. Nos van a quitar más para darnos menos.
En contra parte, las grandes empresas comerciales, TV Azteca y Televisa, los industriales nacionales y extranjeros, seguirán disfrutando de una política fiscal donde el que más tiene paga menos.
En lo político "el presidente del empleo" pasando por encima de la Constitución y la Ley Federal del Trabajo, apoyado por la fuerza policiaca-militar del Estado y de los medios de comunicación incondicionales, qua a cambio de canonjías se pagan favores, decreta la extinción de Luz y Fuerza que deja sin emplea a 44 mil trabajadores. Tras este decreto inconstitucional se encuentra el deseo de acabar con uno de los Sindicatos más combativos del país y por supuesto al seguir privatizando el sector eléctrico que a la fecha genera el 48% de la electricidad que se produce en México.
Manifestemos nuestro RECHAZO TOTAL a la clase gobernante y sus políticas. SUMATE AL PARO CÍVICO NACIONAL, organízate en tu colonia, tu escuela, tu centro de trabajo, la calle, el hospital, etc. Intégrate a las actividades de protesta civil y pacífica que la Asamblea Nacional de la Resistencia Popular realizará durante el transcurso del día.

DEMANDAMOS:


  • Derogación inmediata del Decreto de extinción de Luz y Fuerza y Reinstalación de los Trabajadores del SME. Regreso a la Legalidad Constitucional.

  • La Soberanía Nacional, Alimentaria y Energética.

  • El fortalecimiento de la Educación Pública, Gratuita y Laica, de la Seguridad Social, el Salaraio, el Empleo Digno.

  • La defensa del Patrimonio Nacional y Cultural.

  • La igualdad laboral de los Trabajadores Migrantes.

  • Respeto a los Derechos de los Pueblos Indígenas y a los Acuerdos de San Andrés Larrainzar.

  • Alto a la Represión, Libertad a los Presos Políticos, no a la Criminalización de la Lucha Social y Regreso del Ejército a sus cuarteles.

  • Presupuesto justo al Campo Mexicano, a las Empresas Públicas, a la Educación, a la Seguridad Social y el sector Salud.

De las 19:30 a las 21:30 hr.s apaga la luz en señal de protesta.


¡¡QUE VIVA EL PRIMER PARO CÍVICO NACIONAL!!


ASAMBLEA NACIONAL DE LA RESISTENCIA POPULAR

2 comentarios: