domingo, 8 de agosto de 2010

Introducing myself

Es una sensación nueva. Única. Casi creí que estaba negada para ella. Y no. Aquí está. Es tan mía que no la comparto. Tener un nuevo mundo. Dice mi amigo que éste es mi año. Así se siente. Tengo 24 años y parece que he los he vivido todos, o casi todos, en 2010. Soy tan feliz como nunca antes había sido. Tengo a mi familia. A la gente que me quiere y a quienes quiero. Ser adulto. Pero no soy tan adulta al mismo tiempo. Una vez más me siento vulnerable y no me importa sentirme así. Estoy volviendo a conocerme, re-conociéndome. Y me encanta lo que veo. Lo que conozco. Lo que estoy dispuesta a entregar a los demás. Y es todo. No quiero guardarme nada. Quiero ser tierna y vulgar al mismo tiempo. Olvidarme de que existen estas normas de etiqueta absurdas que, en cuanto alguien quiebra, los demás sienten impulso de sobrepasar. Me enojo y lo disfruto. Me río y lo disfruto. Escucho música y lo disfruto. Ahora sí, mi cuerpo es la puerta de entrada a mi espíritu. Ahora sí estoy parada en el mundo, no en una burbuja alterna desde que sólo era observadora de la vida sin vivir realmente. Ahora vivo. Ahora quiero y me quieren. Ahora siento la correspondencia de todas las clases de amor de las que soy sujeto. Mis sentidos están despiertos al máximo para dejar el conocimiento de libro y empezar a adquirir inteligencia de vida. Ésta soy yo. Así, transparente, sin efugios, sencilla o complicada, más bien complicada, pero ésta soy yo.

Mucho gusto. Así tal cual me veo. Así tal cual me siento. Hermosa y real, bella, bella. Real. Sin falsas expectativas ni errores.

Mucho gusto.

1 comentarios: